03 noviembre, 2011

Son muchos los días en los que me pregunto como llegue hasta aquí. ¿Qué es lo que hace a una persona levantarse un día con ganas de comerse al mundo y al siguiente con ganas de desaparecer de él?
No hay un día que no busque explicación a esto que llevo dentro. Un nombre, una razón para llevarlo tan dentro. Nunca lo pedí, nunca quise saber que significaba, pero sin embargo llego y me arrastro con toda su hipocresía.
Sí, hipocresía. Porque muchas veces la realidad se distorsiona, o se pierden las perspectivas.
O los espejos en los que te miras están tan rotos como tu vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario