06 noviembre, 2011

He intentando desprenderme del masoquismo muchas veces, porque después de tanto tiempo haciéndote daño a ti misma, duele recordar que había otro camino, otro en el que podías gritar en voz alta, donde dejabas que el mundo supiese ver más allá de tu aspecto físico y entendieran que dentro estás llena de  una vida encerrada por los miedos y las inquietudes, que si la dejarán salir, daría mucho de lo que hablar, y que además callaría muchas bocas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario